¿Qué Es La Esencia?

En la filosofía, se considera esencia a aquello invariable que constituye la naturaleza de algo. Se trata de un término que viene del latín essentia, la cual a su vez viene del griego ousía.

​

En el caso del griego, ousía se deriva de verbo eïnai, que significa “ser”. En el latín ocurre lo mismo: essentia se deriva del verbo esse, que significa “ser”.

​

En la filosofía, “esencia” es lo que se ha considerado la indisoluble identidad de las cosas, más allá de la apariencia de forma que adquieren en la “realidad” que experimentamos. Es por ello que la esencia se ha considerado algo de una realidad metafísica.

​

¿Qué es la metafísica?

​

Metafísica se define como “más allá de la naturaleza”, y desde que consideramos esta definición, ya vamos mal encaminados.

​

¿Por qué?

​

Porque todo es parte de la naturaleza. No hay nada “fuera” de la naturaleza, o del universo, si lo prefieres.

Una cosa es que la esencia, nuestra verdadera identidad y la verdadera invariable identidad de las cosas no sea “física”, pero ello no quiere decir que esté “fuera” o “más allá de la naturaleza. Es naturaleza igualmente, pero simplemente se trata de otra dimensión, otro plano.

​

¿Acaso un pensamiento está más allá de la realidad? ¿Es que no existe?

​

Claro que existe. Todos los días percibimos miles de ellos, algunos nuestros, algunos ajenos. El hecho de que un elemento no pueda ser percibido por medio de los sentidos físicos no hace que se encuentre “más allá de la naturaleza”, o peor todavía, “que no exista”.

​

Todo existe. Todo es parte de la naturaleza, del universo.

​

Para poder evolucionar, debemos dejar de pensar que la “realidad física” es la única que existe, cuando de “física” tiene bien poco, pues más del 99.99% de los átomos que la componen es “no físico”.

​

Los problemas derivados de identificarnos con lo errĂłneo

​

Creer que nuestra esencia es algo que realmente no es ha llevado a la humanidad hacia múltiples problemas. Creer que la esencia de alguien es que sea abogado, blanco, negro, mujer, hombre… es uno de los errores en los que la mayoría de seres humanos han caído.

​

Es lo normal, pues es lo que se ha enseñado desde el colegio y en la casa. ¿Recuerdas cuándo nos preguntaban en casa y en las escuela qué queríamos ser de mayores? Médico, astronauta… lo que fuese. También nos solían hacer describirnos, poniendo por un lado el cuerpo físico y por otro lado “la forma de ser”. Como diciendo que eso era el “Yo”.

​

Lo cierto es que todo eso no son más que etiquetas que nos ponemos y quitamos a nuestro antojo durante la vida. La verdadera esencia no tiene nada que ver con todo eso y doy gracias por haberme percatado de ello hace ya unos años.

​

Ello fue lo que me hizo sumergirme en un apasionante proceso de “búsqueda de la verdad”, haciéndome reflexionar sobre asuntos que ya no me parecían “de la asignatura de filosofía”, sino que eran asuntos vitales en el día a día.

​

Todo ese proceso me llevó a formular lo que denominé El Reenfoque Esencial, un método que me permitió poder vivir de una manera más plena y eliminar algunos inquietantes miedos como el miedo a la muerte, del que estaba ya harto.

​

Te animo a que me acompañes para conocer más sobre este apasionante y poderoso (a la vez simple) método.