anciedad-temblores

Ansiedad temblores: 3 consejos para controlarlos y sentirte mejor

La ansiedad es considerada uno de los trastornos psicológicos más comunes, no por nada, llega a afectar a millones de personas en todo el mundo, quienes día a día tienen que lidiar con los síntomas psicológicos y físicos que conlleva el tener un episodio o crisis de ansiedad.

Uno de los signos más notorios y que con mayor frecuencia afecta a quienes tienen que vivir con ansiedad es el temblor del cuerpo, también manifestado en forma de escalofríos. Un síntoma que, al comienzo, puede parecer inofensivo pero que si no es atendido de forma adecuada, puede terminar volviéndose un problema mayor.

Si algún ser querido lo ha padecido alguna vez o tú mismo presentas ansiedad y temblores frecuentemente, es importante que conozcas todo al respecto, por ello, para darte las herramientas adecuadas he optado por crear este artículo, en el que te explicaré qué son los temblores por ansiedad, por qué se producen y qué puedes hacer para ayudar a tu cuerpo a dar solución a este molesto síntoma. 👌

***

Índice de contenidos📚:

***

¿Qué son los escalofríos por ansiedad?

escalofrios-por-anciedad

Sea que los hayas sufrido tú mismo o alguien a quien consideres cercano, cuando el cuerpo empieza a temblar durante un ataque de ansiedad es normal que, tras pasar este momento tan preocupante, comiencen a surgir muchos interrogantes de los que necesitas respuesta.

Tal y como ocurre con la ansiedad en sí, los temblores, escalofríos o pulsaciones son un tipo de respuesta totalmente natural del organismo a ciertos impulsos, en este caso, el exceso de preocupaciones o el estrés.

Se dan mediante impulsos neuronales, cuando has acumulado demasiadas tensiones y el organismo necesita una manera de canalizarlas y liberarlas, lo que lo lleva a tener espasmos involuntarios, ya sea en una zona en particular del cuerpo o en áreas totalmente aleatorias.

¿Dónde pueden aparecer? 🤔

Los temblores a causa de ansiedad pueden arecer en zonas muy específicas del cuerpo o totalmente al azar, dependiendo cada caso en particular. Algunas personas pueden presentar, por ejemplo, temblores en una mano o un párpado, y otras, por el contrario, en áreas distintas del cuerpo durante cada episodio.

Aunque este aspecto de la ubicación durante un episodio pueda llegar a cambiar, en realidad, los escalofríos por ansiedad no aparecen en cualquier área del cuerpo, sino que surgen en zonas bastante específicas.

Normalmente, se forman en el pecho, las manos o dedos, los brazo, los párpados oculares, los labios, el cuello o, en menor medida, en los pies y las rodillas.

¿Puede sufrirse escalofríos y ansiedad a la vez?

estres-y-tenblores

Los escalofríos o temblores y la ansiedad son dos problemas totalmente independientes. Entonces, es posible padecer ansiedad sin llegar a desarrollar este síntoma, así como tener temblores por causas totalmente ajenas a problemas psicológicos.

Este síntoma, en el que el cuerpo sufre una agitación involuntaria, se relaciona a muchas enfermedades, por lo que, si aparece de manera repentina, no debe verse automáticamente asociado a la denominada ansiedad.

Pero, aunque no dependan el uno del otro, sí tienen bastante en común, al punto de que, como debes saber, los escalofríos pueden llegar a ser uno de los síntomas más comunes de quienes han comenzado a padecer de problemas de ansiedad. Su conexión se basa a sus orígenes, ya que ambos provienen del cerebro y son generados por impulsos que este órgano emana.

Cuando hablamos específicamente de temblores y ansiedad, debes tener presente que, en este caso en particular, los espasmos involuntarios se dan cuando tu cerebro se ha tenido que enfrentar por demasiado tiempo a niveles muy altos de estrés, lo que, como consecuencia, produce una liberación exagerada de adrenalina.

Esta adrenalina, no puede consumirse de forma natural ya que, en realidad, no existe alguna clase de peligro en tu entorno que te haga quemarla, por lo que se va acumulando hasta generar la necesidad inminente de liberación, la cual se expresa mediante los conocidos espasmos, dando así lógica a la relación ansiedad temblores.

¿Qué ocurre con tu cuerpo cuando tienes temblores? 🥴

Cuando esto pasa, el área del cuerpo en la que se suele expresar el temblor es en la que has sufrido una mayor tensión durante tu crisis de ansiedad, ya que, este movimiento, se da como una manera peculiar en la que tu organismo descansa de la postura tiesa y rígida en la que lo has ubicado de forma inconsciente en los últimos minutos.

Siendo justamente esta la razón por la que, para muchas personas, la zona en la que aparecen los escalofríos por ansiedad siempre es la misma, dado que la tensión ejerce una mayor presión a los músculos y huesos de esa área en especial.

Estrés y temblores: ¿Qué puedes hacer para sentirte mejor?

anciedad-escalofrios

Si sufres de ansiedad y padeces de este síntoma con frecuencia, seguramente has estado en la búsqueda de algún truco o solución que te ayude a curarla o, al menos, disminuirla hasta el punto de lograr un control. Para que esto te resulte más sencillo, te brindaré algunos consejos que te pueden ser de gran utilidad.

Solo cabe aclarar una cosa, siempre debes tener bien presente que, aunque pueden existir muchas técnicas caseras, estos trucos y consejos por sí solos no son un tratamiento realmente eficaz ni para los temblores como síntoma ni para la ansiedad en sí, sino más bien un complemento.

Es necesario que, para dar una respuesta real, acudas en consulta con un especialista, quien te ayudará a definir un plan de acción y brinde un tratamiento oportuno según tu caso, además de una asesoría respecto a qué debes o no hacer para enfrentar tus escalofríos por ansiedad.

Dicho esto, a continuación, te explico algunos trucos que pueden ayudarte a controlar este molesto síntoma tan característico de quienes padecen ansiedad o llevan una vida cargada de demasiado estrés:

No te contengas y deja que el temblor termine por sí solo 👈

Lo primero que tanto expertos como personas ya los han padecido muchas veces recomiendan es que, al momento de una crisis, cuando estés padeciendo de temblores y ansiedad, conserves la calma.

Un error bastante común es buscar que el escalofrío se detenga lo más rápido posible, ya sea sosteniendo el área del cuerpo o intentando forzar el movimiento del espacio, esto, lo que termina generando, es que la tensión en el músculo no más que aumentar, trayendo, como consecuencia, que la situación se extienda por más tiempo.

Siempre, al momento de un espasmo o escalofrío, ten presente lo que ese temblor no es un problema que supone que te empieces a preocupar, sino una ayuda que tu cerebro está dando a tu cuerpo para que logre recobrar su estado natural sin ningún inconveniente.

Por ello, la manera correcta de actuar, debe ser contraria a la esperada, busca más bien relajarte y deja que el temblor acabe por sí solo, sin intentar detenerlo. Es común que, mientras lo hagas, sientas algo de miedo y que, si no haces algo, termines perdiendo aún más el control. Pero no dejes que esto te invada: céntrate en la idea de que se trata  del mejor camino para solucionar el problema.

Ayuda a tu cuerpo a liberar la tensión 😌

Una vez que ya has dejado que la zona de tu cuerpo libere tensiones lo haga con total naturalidad, no tardarás en apreciar cómo, poco a poco, el nivel de espasmos disminuye. Podrías bien dejar esto así o, para acelerar el proceso y obtener un mejor resultado en tu problema entre ansiedad temblores, buscar ayuda extra.

Debes procurar hacer lo que tu cuerpo necesite, lo más probable es que, incluso, tengas que temblar un poco más, esta vez de manera voluntaria, para terminar de extraer toda la tensión y estrés acumulados. Aunque procura no exagerar que la idea no es llegar a lastimarte ni causar inconvenientes musculares.

Otra opción que puede ser de gran utilidad es salir a caminar, estirar las piernas o hacer algo de movimiento corporal en el caso de que tu cuerpo lo requiera, esto te surgirá en el momento, simplemente déjate llevar por lo que sientas que puede ser positivo para ti.

Busca reducir el estrés 🧘‍

Cuando ya hayas superado el episodio de estrés y temblores, será turno de comenzar a tomar cartas en el asunto. No puedes ignorar esta señal de alarma que te ha dado tu organismo y seguir actuando como antes de la crisis de ansiedad que acabas de tener, ya que estarás aumentando las probabilidades de que vuelva a ocurrir.

Busca resolver la situación que te aflige, de ser necesario, cambia de ambiente o pausa las tareas que estabas realizando por un momento, mientras piensas una manera menos estresante de llevarlas a cabo.

En tu día a día, también realiza pequeños cambios que te ayuden a mantener tu vida en mayor control y reducir los problemas de escalofríos y ansiedad, entre las opciones, puedes considerar el practicar yoga, realizar estiramientos diarios o tomarte unos minutos para descansar entre tus jornadas más laboriosas. Esto puede que al comienzo parezca algo exagerado, pero seguramente en cuestión de tiempo, notarás los resultados. 😉

Publicaciones Similares