regulacion-emosional

¿Qué es la regulación emocional?: 3 puntos clave para entenderla

Es bastante común que las emociones y estados de ánimo afecten tu día a día, al punto de llegar a ser causantes de buena parte de los problemas o tener gran influencia en la manera en que reaccionas ante las situaciones tanto buenas como malas.

Es que algo que no se suele tener muy presente es que, en cierta manera, tus sentimientos están conectados con todo lo que vives, por lo que, la manera en la que los manejas, puede tener gran impacto e incluso hacer la diferencia que te lleve a una completa plenitud emocional.

Para lograrlo, hay varias cosas que debes saber y, una de ellas, es la regulación emocional de la que te estaré hablando hoy para que la logres comprender. Para ello, te diré qué es, cuáles microcompetencias la componen y las características de alguien que no logra realizar este proceso.🧐

***

Índice de contenidos📚:

***

¿A qué conocemos como regulación sentimental?

que-es-la-regulasion-emocional

Entender qué es la regulación de sentimientos puede parecer un poco complejo, principalmente si no tienes experiencia en temas relacionados a la inteligencia emocional, por lo que un excelente punto de partida para comprender un poco más este aspecto y estar más cerca de manejarlo y ponerlo en práctica en tu vida, es analizar su concepto.

Durante años, una gran cantidad de expertos en salud y bienestar mental han analizado este tema y llegado a la conclusión de que, cuando se habla de qué es la regulación emocional, nos estamos refiriendo a la capacidad de regular, controlar o manejar las emociones que experimentas de una manera más consciente, adecuada y coordinada con el entorno.

Este proceso, tiene la función de ayudar a las personas a canalizar de una forma más coherente todas sus emociones desagradables, como la ira, el enojo, miedo y tristeza; controlar los impulsos generados por cualquier sentimiento, tanto bueno como malo, para evitar sobre exaltarte cuando no es conveniente; y enfocar la atención en las buenas experiencias para sacar el máximo provecho de ellas.

Además de esto, ayuda a tolerar frustraciones, algo muy  útil en entornos sociales y el ámbito tanto laboral como académico; y a esperar las gratificaciones, un aspecto más relacionado con las emociones “buenas” y la disminución de su aspecto negativo.

Micro competencias de la regulación emocional

regulacion-de-emosiones

Un aspecto que hay que mencionar sobre la regulación es que, aunque pueda parecer una habilidad innata, la verdad es que se va desarrollando y perfeccionando con el tiempo, por lo que está ligado a la práctica y socialización, lo que la hace un aspecto del desarrollo emocional que necesita ser estudiado.

Para perfeccionarla, necesitas entender y poner en práctica distintas habilidades de regulación emocional, llamadas también sus microcompetencias, 4 puntos claves necesarios para quienes desean lograr un mejor manejo de emociones, los cuales son:

Expresión emocional apropiada☑

La primera de las microcompetencias es la habilidad propia de expresar las emociones de forma coherente y acertada, esto se refleja tanto en los sentimientos propios como en los de otras personas.

Implica cierta capacidad de entender cada estado anímico y el impacto que este mismo genera a nivel intrapersonal y social, para así controlar y prevenir la influencia que tus palabras o acciones tendrán sobre otros y la manera en la que las actitudes de los demás te afectan.

Regulación de sentimientos y emociones☑

Después de la expresión, un punto que siempre se debe poner en práctica es la regulación en sí, en ella, se implica la capacidad de controlar las expresiones tanto físicas como emocionales, saber drenar los sentimientos de forma efectiva y permitir que emociones que antes ignorabas sean canalizadas de forma más acertada.

La regulación, como el anterior, también implica a terceros, ya que te da la habilidad de brindar apoyo a quienes lo requieren y reducir la forma en la que sus acciones tienen impacto en ti.

Habilidad de afrontamiento☑

Para muchos, las principales ventajas de la regulación sentimental se ven en las emociones negativas, ya que suelen ser las que mayor trabajo requieren y las más complicadas de controlar y evitar explotar, pero, además, las que poseen un mayor impacto en el ámbito social.

Respecto a ello, esta competencia es la más enfocada, ya que trata de la propia habilidad de afrontar todo lo que ocurre en tu entorno, ya sean momentos de alto conflicto, situaciones de tristeza extrema, retos a superar y demás.

Permite además de canalizar mejor, que logres un mayor desarrollo, ya que te ayuda a estar enfocado en tus metas y reducir el impacto del fracaso, para que no te rindas en la primera oportunidad que sientas que las cosas no están del todo bien.

Autogestión de emociones positivas☑

La última de las microcompetencias es un poco contraria a la anterior. En ella, se maneja la capacidad de experimentar y controlar los impulsos positivos, mientras procesas de manera más consciente la forma en la que te impactan las emociones consideradas buenas, como la alegría, dicha o amor, las cuales, aunque no parezcan, también necesitan cierta regulación de emociones.

¿Cómo saber si tienes una buena regulación de emociones?

regulasion-sentimental

Como habrás notado, la regulación de tus sentimientos es un punto clave del desarrollo integral a nivel emocional, por lo que siempre es necesario saber comprender cuándo necesitas trabajar en ello. Para hacerlo, es indispensable comprender las características de alguien que no logra una regulación emocional completa.

Entre los aspectos principales, el más resaltante es que quienes no tienen una buena regulación suelen vivir emociones demasiado intensas a menudo, por ejemplo, se dejan llevar por el enojo en cosas simples, o su alegría se descontrola en cualquier oportunidad, lo que los lleva a tener más predisposición a situaciones de estrés.

Otro punto que se presenta casi en la totalidad de las personas que no han puesto en práctica esta habilidad, es que suelen evitar situaciones que los hagan enfrentar los sentimientos que menos manejan por miedo a terminar perdiendo el control. Por ejemplo, pueden evitar el transporte público porque les causa temor, preferir ver películas en casa para no llorar en el cine o buscar evitar socializar con ciertas personas que los hacen enfadar.

Publicaciones Similares