anciedad-infantil

Ansiedad infantil: 4 aspectos para entenderla mucho mejor

Lamentablemente, en nuestra idea de que solo los adultos tenemos que enfrentar problemas y situaciones complicas, solemos restar importancia a la salud mental de los más pequeños, al punto de hasta ignorar que los niños también pueden desarrollar problemas como la ansiedad.

La ansiedad infantil, es un padecimiento emocional que cada vez aqueja a más niños, quienes se tienen que enfrentar a un mundo cargado de deberes, tareas y responsabilidades, en el que su infancia y la posibilidad de divertirse pasa, sin que lo notemos, a un segundo plano.

Si en tu hogar hay algún niño que está enfrentando problemas de ansiedad, seguramente te interesa saber cómo lo puedes ayudar. Por ello, a continuación, te explicaré 4 puntos clave realmente interesantes, como qué es, sus causas, síntomas y posibles tratamientos.

***

Índice de contenidos📚:

***

Trastorno de ansiedad infantil: ¿Qué es en realidad?

tratamiento-de-anciedad-infantil

Como te explicaba más arriba, es normal para los adultos creer que los pequeños no tienen que verse en la tarea de enfrentar este tipo de problemas, por lo que, para muchos, simplemente ignoran la existencia de los padecimientos o trastornos emocionales en menores.

Pero, en realidad, la ansiedad en niños es uno de los padecimientos más frecuentes tanto en pequeños como en adolescentes, al punto de que se estima que, dependiendo de la sociedad, entre un 9% y un 22% de menores de edad pueden tener, haber tenido o estar por desarrollarlo.

En ellos, la ansiedad no es tan diferente a la que enfrentan los adultos, por lo que se podría definir de la misma manera, como una respuesta de alarma ante situaciones en las que su mente asocia el peligro, sea este real o imaginario. De por sí, padecer de este tipo de sensaciones muy de vez en cuando no es malo, sino, por el contrario, puede ser efectivo para lidiar de forma sana con las emociones.

El problema es cuando la misma sensación llega de forma intensa, repentina y muy constante, siendo allí cuando se puede considerar un problema, llamado trastorno de ansiedad infantil, el cual causa más preocupación que en el caso de adultos debido a la propia condición de los niños de ser seres emocionalmente menos maduros.

¿Qué causa la ansiedad infantil?

anciedad-niños

Tal y como sucede en los padecimientos de ansiedad en personas adultas, la ansiedad en niños no se genera al azar, sino que solo llega motivada de causas específicas.

Aunque hasta ahora no se tenga una certeza total del por qué unas personas tienen más predisposición que otras a desarrollar ansiedad en cualquier punto de su vida, incluyendo la infancia, sí está bastante claro que hay ciertos factores, ambientes o situaciones en las que, como seres humanos, nos volvemos más sensibles y propensos a ella.

En los infantes y adolescentes ocurre lo mismo y, aunque hay varias causas que comparen con los adultos, hay otras que solo pueden entender ellos. En este segundo grupo en es el que más atención hay que prestar, ya que, por costumbre, es el que los adultos suelen ignorar más, debido a que no se logran sentir identificados del todo.

De estos aspectos hay muchísimos, pero los más comunes, y, por ende, resaltantes, son los siguientes:

  • Cambios en el ambiente escolar, por ejemplo, un nuevo colegio o año escolar
  • Aumento o acumulación de demasiadas tareas escolares
  • Estar inscrito en muchas actividades extracurriculares que no le permiten tiempo de ocio y relajación
  • Cambios de domicilio, principalmente cuando implican una mudanza de ciudad o de país
  • Presencia de enfermedades, ya sea en el propio niño o en un ser querido especial
  • Verse sometidos a un ambiente escolar demasiado pesado o exigente
  • Vivir experiencias traumáticas

Otras causas de la ansiedad en niños que debes conocer🧐

Además de estas, hay otras causas que el niño no puede evitar y son más responsabilidad de sus padres o tutores.

Entre ellas, podemos destacar el hecho de la presión que recibe el niño, si eres un padre exigente que espera siempre lo mejor y le castiga por sus errores, no tener excelentes calificaciones o cualquier aspecto de su personalidad, aumentas las probabilidades de que tu pequeño termine desarrollando ansiedad.

Sumado a este, está el aspecto social, el rechazo, ya sea que provenga de los padres, compañeros de clases, amigos o demás, o el ser una víctima de accos escolar o bullying genera una alta sensación de miedo, incertidumbre y en general, termina siendo el detonante hacia trastornos más profundo.

Tratamiento de ansiedad infantil: Comienza por identificar sus síntomas

la-anciedad-infantil

Antes de poder iniciar con el proceso de tratamiento, es importante reconocer si efectivamente el niño o adolescente está pasando por un periodo real de ansiedad. Esto normalmente lo debe hacer un especialista de la salud, pero hay varios puntos o factores claves que pueden servir para reconocer en qué momento es necesario buscar ayuda y en cuáles no.

En general, esto se logra a través de la identificación de síntomas, el problema es que, de estos, hay una lista muy larga, que tiene incluso variaciones dependiendo de aspectos personales e independientes, como la madurez emocional, la edad del niño, el tipo de vida que lleva, sus costumbres y principalmente su personalidad.

Pero, aunque pueda parecer casi imposible identificarla de esta forma, hay varios síntomas de ansiedad en niños que suelen llegar con mayor frecuencia que otros, al punto de que en la gran mayoría de casos se presentan en mayor o menor grado.

Si tu niño presenta de forma muy frecuente por lo menos 3 de los problemas incluidos en la siguiente lista, es bastante probable que esté atravesando una crisis en la que la ansiedad está constantemente presente en su vida, por lo que deberás comenzar a buscar solución lo más pronto posible para así evitar daños a futuro.

Síntomas físicos⬅

Son los que, como su nombre lo indican, implican cambios o alteraciones en el estado físico del organismo. Son considerados los más fáciles de reconocer por el paciente, pero, al tratarse de niños se vuelven todo un problema, ya que el saber si están o no depende en gran parte de que el pequeño tenga la disposición de contar lo que le ocurre.

Entre estos, se destacan:

  • Dolor constante de cabeza
  • Nauseas
  • Mareos
  • Pérdida del apetito
  • Ganas de comer excesivas
  • Orinarse en la cama

Síntomas mentales⬅

A diferencia del anterior, este grupo de síntomas no se notan tan fácil a simple vista, sino que requieren un análisis o al menos ser una persona que contantemente está acompañado al pequeño. De ellos, como en todos hay muchos, aunque, en general, son menos que el grupo anterior. Entre los que más es necesario resaltar, encontramos:

  • Insomnio
  • Dificultad para concentrarse
  • Hiperactividad
  • Pesadillas frecuentes
  • Infantilización, cuando comienza a tener actitudes o costumbres que ya había superado en etapas de desarrollo pasadas
  • Evitar estar en el colegio y relacionarse con otros niños
  • Inquietud en sus actividades

Síntomas emocionales⬅

Entre todos, es muy probable que los emocionales sean el tipo de síntomas de la ansiedad infantil más importante, ya que son los que están más ligados al desarrollo general del niño y pueden afectar su desempeño en distintas áreas. En este grupo, se puede mencionar los siguientes:

  • Está preocupado muy a menudo
  • Rabietas, llanto o tristeza frecuente sin un motivo aparente
  • Miedo de separación
  • Dependencia excesiva a los padres o tutores
  • Resentimiento social, timidez o tendencia de evitar contacto emocional hacia otros
  • Aparición de fobias o miedos que antes no existían
  • Estrés
  • Depresión

¿Cómo lidiar con la ansiedad infantil?

sintomas-de-anciedad-en-niños

Que un niño tenga ansiedad es algo bastante serio. Los pequeños, a diferencia de nosotros, los adultos, aún no han aprendido del todo cómo trabajar sus emociones, la gran mayoría aun no logra regularlas del todo, y otros siquiera son del todo conscientes de qué es lo que están experimentando en sus mentes.

Por ello, a penas notas que tu hijo está presentando el problema, debes iniciar el proceso de tratamiento de ansiedad infantil. Siempre acompañado de mucho cuidado, atención y especialmente una gran cantidad de paciencia, principalmente si se trata de un niño pequeño o un adolescente.

Entre los aspectos a considerar hay varios pasos, el primero es ayudarlo a identificar la causa y, a través de eso, hablar para comprender mejor la situación.

En ese proceso, hay que explicarle que lo que está sintiendo, el problema de ansiedad, no es nada fuera de lo normal o extraño, sino que se trata de un proceso emocional que debe aprender a controlar. Intenta que el niño entienda mejor sus emociones y empiece a controlarlas y regularlas mejor, mientras sirves de ejemplo.

Luego, ayúdalo a trabajar la exposición, el punto inflexible en el que el niño empieza a trabajar contra el miedo que está generando la ansiedad, para así reducir el impacto y frecuencia de la misma. La importancia de esto radica en que, en realidad, por más que ataques los síntomas, si no realizas este paso de contrarrestar la ansiedad propiamente dicha, no logrará mejorar del todo.

Publicaciones Similares