diferencia-entre-anciedad-y-estres

Diferencia entre ansiedad y estrés: 7 claves para entender que son problemas muy distintos

El estrés y la ansiedad son dos padecimientos sumamente frecuentes, que se presentan en la vida de millones de personas en el mundo. Entre ellos, comparten toda una lista de síntomas, al punto de que, para algunos, pueden parecer dos elementos muy similares, por no decir iguales.

El problema es que, una vez aparecen, es necesario que comiences a atacarlos de la forma correcta para evitar que se extiendan y se transformen en un problema más serio. Por ello, se considera algo indispensable para todos aprender los puntos en los que se diferencian.

Si has llegado a este tema, probablemente es porque  aún no tienes muy en claro qué marca la verdadera diferencia entre ansiedad y estrés. Por ello, a continuación, te dejo una lista con los 7 principales y más importantes puntos que te ayudan a identificar y diferenciar entre ambos.

***

Índice de contenidos📚:

***

La forma en la que se generan, una de las diferencias entre ansiedad y estrés más resaltantes

10-diferencias-entre-anciedad-y-estres

Como punto de partida en nuestra lista de aspectos que marcan la diferencia entre sentimientos ansiosos y estrés, debemos mencionar su origen o la manera en la que se generan.

En algunas ocasiones, el estrés y la ansiedad están bastante relacionados, e interactúan en conjunto, al punto de se puede decir que a veces el tener ansiedad causa sensación de estrés, o el padecer un momento de estrés te puede llevar a desarrollar ansiedad.

No obstante, a pesar de ello, sus orígenes reales son bastante diferentes. Por un lado, la ansiedad se ocasiona como una respuesta de alarma o mecanismo de defensa que se activa cuando tu mente siente que algo malo está a punto de ocurrir, sea esto real o imaginario.

Por su parte, el estrés es un fenómeno asociado a situaciones más concretas. En él, sientes que no tienes las capacidades o las habilidades que necesitas para conseguir un objetivo en particular, por lo que te enfocas en la idea de no lograr cumplir con tus responsabilidades y nacen sentimientos de frustración.

Otro detonante del estrés es el hecho de encontrarte en situaciones en las que tus responsabilidades y objetivos a cumplir, los cuales, si bien no superan tu capacidad, sí resultan exagerados para el periodo de tiempo que posees. Por ejemplo, cuando estás en el trabajo y te cargan de tareas.

El tipo de padecimiento que es, la segunda diferencia entre ansiedad y estrés💭

Si bien esta diferencia no te va a ayudar a identificar si en un momento en concreto estás teniendo un episodio de estrés o de ansiedad, sí resulta útil para conocer en profundidad un poco sobre cada uno de estos problemas y lo que significan para tu vida.

La ansiedad debido a sus síntomas, orígenes y la forma en la que se debe manejar, es considerada como una especie de trastorno de conducta, la cual, en algunos casos, cuando se vuelve un problema grave, puede ser tomado incluso como una enfermedad relacionada al comportamiento.

Este significa que se trata de un problema del que, si bien todos tenemos riesgo de padecer en algún punto de nuestras vidas, realmente no está presente en todas las personas y puede ser evitado o prevenido.

¿Y qué pasa con el estrés?🤔

Por su parte, el estrés es algo un poco más sencillo, lo que representa una gran diferencia de trastorno de ansiedad y estrés. Esta, como te explicamos antes, está relacionada a una causa en concreto y actúa en tu mente de una forma más simple, además de que no muestra signos de llegar a convertirse en una enfermedad emocional, aunque sí de ser la causa de varias.

Debido a ello, al estrés se lo ve más como un estado anímico o incluso un sentimiento. Esto quiere decir que es un aspecto de la personalidad que, quieras o no, está presente en tu vida y aparece de forma inevitable en ciertas situaciones, por lo que no se puede evitar, aunque si prevenir.

Tercera diferencia entre trastorno de ansiedad y estrés: el momento temporal

diferencias-anciedad-y-estres

Como un aspecto para diferenciarlas, debes tener presente que tanto la ansiedad como el estrés están asociados a momentos temporales muy diferentes, por lo que los puedes expresar de forma distinta.

La ansiedad, por ejemplo, suele estar relacionada con el futuro, con las ideas o el conocimiento de lo que va a ocurrir pronto. En ella, sientes rechazo y miedo por las posibles consecuencias de lo que va a pasar en tu vida debido a algo que aún no ocurre, así que te cargas de incertidumbre hasta que el momento llegue.

El estrés, está más enfocado al presente, razón por la cual, como sabes, se genera por una causa concreta. En él, la incertidumbre y miedo se dan por momentos que ya están pasando en tu vida, como el hecho de tener que entregar un trabajo que no has logrado concretar.

El tiempo de duración, una diferencia de estrés y ansiedad que acompaña a la anterior⌚

En cuarto lugar en nuestra lista, tenemos la diferencia de duración, un punto que va muy de la mano con el antes mencionado momento temporal, pero que debe tomarse como un aspecto totalmente independiente, ya que te puede servir de guía para determinar si tienes estrés o acabas de sobrellevar una crisis de ansiedad.

En cuanto a la ansiedad, el tiempo de duración es bastante variado, en ella, puedes tener episodios momentáneos que solo te hacen preocuparte por el futuro durante unos cuantos minutos u horas, en los que las sensaciones son mucho más intensas y focalizadas, las cuales se ven acompañados por periodos de calma, en los que tu mente se centra en otras cosas.

El estrés, debido a su característica de elemento puntual, tiene una duración muy marcada, este finaliza únicamente cuando has logrado solucionar la situación que lo genera, sea de forma positiva o negativa. Lo que puede ser visto como una ventaja o debilidad según el caso.

Y es que, en situaciones sencillas, un episodio de estrés puede tardar unos cuantos minutos, pero en momentos más complicados o prolongados, como el caso de deudas, enfermedad de familiares o demás, la sensación puede tardar incluso varios meses en desaparecer.

La intensidad de la emoción, la quinta diferencia entre sentimientos ansiosos y estrés

diferencia-anciedad-estres

La quinta de las diferencias entre ansiedad y estrés que es necesario mencionar, es considerada un aspecto un poco abstracto, ya que depende de la percepción personal de cada individuo, aunque está basada en la conclusión de diversos estudios.

Para nadie es un secreto que sentir ansiedad y estrés es un poco distinto, aunque posean tantos elementos y síntomas similares. Lo que termina marcando esta diferencia es la intensidad, un punto que solo vas a lograr identificar si ya has pasado antes por episodios de cada uno de ellos.

Para la mayoría de las personas, la sensación y carga emocional que conlleva estar en medio de una crisis de ansiedad es bastante superior a la ocasionada por un momento de estrés, principalmente cuando las causas del problema están relacionadas a situaciones reales.

La forma en la que se debe tratar, otra de las grandes diferencias entre ansiedad y estrés🧐

De todas las de la lista, esta quizá sea la diferencia más obvia y notoria. Y es que, como te explicaba al inicio de este tema, una vez que aparece el estrés o la ansiedad, es necesario que empieces a tratarlas de manera correcta, ya que solo así evitas complicaciones.

Esto deja bastante en claro que, en realidad, necesitas tener un enfoque distinto para atender a cada una de ellas, ya que, así como sus causas, la forma de solventarlas también difiere bastante en muchos casos.

Por ejemplo, el estrés se puede solucionar o reducir a través de técnicas externas como el ejercicio o incluso la conversación con otras personas, a la vez que realizas las tareas que se requieren. En cambio, la ansiedad se atiende de forma más directa, ya que, si bien las acciones antes mencionadas pueden ser útiles para reducirla, no la van a eliminar jamás del todo.

En este caso, lo más conveniente es que recurras a métodos más personales, como el Reenfoque Esencial, el cual ayuda a cambiar tus paradigmas y atender tus emociones de una forma diferente.

Las consecuencias, la última gran diferencia entre ansiedad y estrés

transtorno-de-ansiedad-y-estres-diferencia

Para terminar, la última diferencia de estrés y ansiedad es una que probablemente ya conoces: sus consecuencias directas en el caso que decidas no atenderlas.

La ansiedad, trae como consecuencia la aparición de una larga lista de dificultades emocionales e impedimentos físicos, como ataques de pánico, insomnio, problemas digestivos o trastornos de conducta, todo incluso después de que ya hayas superado el problema.

El estrés, se asocia a consecuencias más psicológicas, aunque también repercute a nivel físico. Si vives demasiado tiempo estresado surgen complicaciones como la aparición de trastornos depresivos, el aumento de riesgo de problemas cardíacos o la formación de trastornos alimenticios.

¿Ya sabes cuál de ellos padeces? ¡Ese es el primer paso para dar con la solución!💪

Publicaciones Similares