heridas-emosionales

¬ŅQu√© son las Heridas Emocionales? ¬ŅC√≥mo sanarlas?

Es normal que, durante el transcurso de tu vida, tengas heridas emocionales. De hecho, es probable que las sientas en este mismo momento.

A veces, ese sentimiento doloroso se cura, puede tardar unos d√≠as o hasta incluso a√Īos, pero la herida logra cerrarse. Otras, en cambio, parece haber sanado, pero, en el momento menos pensado, vuelve a aparecer.

Este tipo de heridas sentimentales pueden resultar muy dif√≠ciles de sobrellevar, generando distintos malestares como ansiedad y depresi√≥n. Para que no llegues a este punto y puedas continuar con tu vida lo mejor posible, te dejamos las mejores t√©cnicas para curarlas. ūüėĄ

***

√ćndice de contenidos:ūüďö

***

Heridas sentimentales: ¬ŅQu√© son y c√≥mo se generan?

herida-emosional

Previo a saber cuáles son las distintas formas de sanar una herida emocional, debes tener bien en claro en qué consiste este tipo de herida y cómo se genera.

Las heridas emocionales son consecuencias arrastradas de alguna mala situación vivida. Este recuerdo puede causarte muchos sentimientos negativos tales como tristeza, temor e ira. Cualquier vivencia que te halla resultado negativa o traumática puede terminar en una herida emocional que perdure en el tiempo.

Para que esto no ocurra, es necesario que halles la manera de controlarla o, m√°s bien, de controlar los sentimientos negativos que te genere.

Saber si sufres de una herida emocional es sencillo: debes pensar en aquella situaci√≥n y, si te genera un dolor profundo, enojo, o cualquier otra emoci√≥n que altere tu estado normal, entonces se trata de una herida que a√ļn no est√° abierta y hace falta sanar.

La herida emocional y el pasado que sigue siendo presente

heridas-sentmentales

Es una realidad: el pasado no puede modificarse, lo que pasó, pasó, y nada puede alterarlo. Las decisiones tomadas no pueden reiniciarse y cambiarse, ni tampoco puedes esfumar las situaciones vividas. Más allá de esto, lo que sí puedes modificar es tu mirada ante esa vivencia, buscando la forma que ya no te duela tanto y, especialmente, evitar que se vuelva una piedra en tu camino que no te permita continuar.

Suele ocurrir que, al vivir una situación particularmente muy triste, las emociones se apoderan de tu mente y resulta muy complicado que vuelvas a tu estado normal, también pueden tratarse de heridas emocionales de la infancia. Esta especie de shock sentimental no te deja razonar la experiencia de manera objetiva, termina sucediendo algo así como si te afirmara que todo lo positivo se borra por arte de magia de tus pensamientos y quedara solo lo negativo, llevando a que te enfoques solo en ello.

A veces, cuando notas que la situación se te va de las manos, no hay manera que logres aceptarla y esto hace que los sentimientos negativos se sigan procesando, afectando notoriamente tu bienestar y el vínculo que tienes con tu entorno. Esto puede llevar, luego, a inconvenientes relacionados con la autoestima y resentimientos profundos.

Incluso, al no conseguir interiorizar los resultados de ciertas experiencias, el pasado de esas heridas emocionales termina siendo parte del presente, no se va, regresa constantemente y no solo por medio de los recuerdos, sino tambi√©n a trav√©s de sentimientos negativos, aqu√≠, el cerebro nos hace saber que esa herida a√ļn no cicatriz√≥.

¬ŅC√≥mo cerrar las heridas emocionales?

heridas-emosionales-de-la-infancia

Y aquí llega la parte que seguramente más te interese de este artículo, las tan esperadas técnicas para cerrar esas heridas de estados emocionales.

Toma nota y presta mucha atención a cada una de ellas:

1) ConocerteūüôÉ

Saber qui√©n eres, explorar en tu interior, es imprescindible para reconocer lo que te est√° haciendo mal. En cuanto lo consigas, estar√°s en condiciones de realizar la b√ļsqueda para solucionarlo y acciones para lograr que se vaya, que la herida emocional sane. Conocerte bien, adem√°s, te ser√° de gran apoyo cuando tengas que tomar decisiones en ciertas situaciones, para que no te afecten negativamente. Tambi√©n sumar√° a que seas una persona m√°s transparente, con m√°s esencia.

2) AceptarlasūüėČ

Para realizar bien el proceso de cualquier situaci√≥n dolorosa, en principio, es necesario aceptarla. Este es un paso que no puedes evitar, no puedes negar que est√°s mal, que te sientes triste, enojado o resentido por algo, si lo haces, puede resultarte contraproducente, no es bueno para cicatrizar esa herida sentimental.¬† Entonces, para curarla, primero tienes que aceptarla y, para lograrlo, tienes que sentirla, observarla, dejar que ‚Äúsea‚ÄĚ y seguir viviendo con esto, pero no neg√°ndolo, sino teniendo presente que est√° all√≠, para que contin√ļe su proceso natural.

3) Manifestarlasūü§™

Esas emociones dolorosas hay que expresarlas, esas y todas las que sientas. El expresar lo que sientes te generar√° un alivio de que est√°s permitiendo que se manifieste, sin represiones. Una muy buena manera de permitir que las heridas emocionales fluyan es manifestarlo cuando ese dolor aparece, por ejemplo, conversando de esto con otra persona, paseando o haciendo una actividad que te permita descargar todo eso que tienes dentro.

4) Dejarlas fluirūü§ó

A veces, nos ponemos constantes trabas en la vida por no saber dejarnos llevar, o sentir miedo de hacerlo por lo que pueda llegar a suceder. Lo cierto es que no puedes controlar todo, ni t√ļ, ni yo, ni nadie puede hacerlo, entonces, darle vueltas al asunto y frenar lo que tiene que fluir terminar√° gener√°ndote mucho estr√©s y episodios de ansiedad. Lo m√°s recomendable es dejar que las cosas fluyan, que sigan su proceso. Tratar de modificar lo que ya sucedi√≥ o lo que est√° por suceder no sirve, es in√ļtil.

5) GestionarlasūüėŹ

Controlar tus emociones hará que puedas curar tus heridas. Si tienes el conocimiento adecuado sobre cómo se expresa y utilizan las emociones, tendrás la posibilidad de curarlas rápidamente. Para conseguirlo, tienes que nutrirte de las experiencias vividas.

6) La resilienciaūüėĆ

La resiliencia es la capacidad que tiene una persona de superar situaciones traum√°ticas. Esto te permitir√° poder seguir adelante frente a las adversidades y prevalecer frente a experiencias negativas.

7) Mantener la motivaci√≥nūüėé

No es sencillo estar siempre con el √°nimo arriba, motivado, pero debes tener la voluntad y mantener tu mente ocupada realizando alguna actividad que te guste y te motive, como pintar, hacer deporte, cantar, har√° que enfrentes todo desde otra perspectiva.

8) Saber pedir ayuda‚ėļ

Somos seres humanos, cometemos errores y no somos perfectos, a veces las situaciones nos sobrepasan y esto es normal, no es malo. Lo importante aquí es saber pedir ayuda cuando la necesites. Esa mano puede venir de tu entorno afectivo o, si notas que esto no basta, de un profesional que te brinde todo su conocimiento para guiarte en el proceso y mejorar tu situación. Pedir ayuda no significa que seas débil, más bien todo lo contrario, eres fuerte y reconoces que no podrás solucionar el problema que tienes, pero tienes toda la voluntad de que esta situación se resuelva.

9) Tener empat√≠aūüĎę

Debes ser consciente que, de igual forma que t√ļ te sientes mal, el otro puede estar pasando una situaci√≥n similar, sintiendo heridas emocionales que est√©n perjudicando su bienestar. Dejarles en claro a esta persona que est√°s all√≠ para cuando te necesite es muy importante, tener empat√≠a, ponerte en el lugar del otro y que, a fin de cuentas, sea un idea y vuelta, un apoyo emocional mutuo que le suma a ambos y que los har√° evolucionar como persona.

10) Reenfoque EsencialūüôĆ

El Reenfoque Esencial es un método muy eficaz para curar heridas emocionales. Permite lograr resultados a largo plazo, que es lo que realmente necesitarás, no algo temporal y que luego el problema vuelva a instalarse allí para atormentante la vida. Se trata de un proceso donde se estudia en detalle los motivos del inconveniente, para sanarlo desde la raíz, desde donde ha comenzado a formarse.

Esta forma de encontrarle la soluci√≥n definitiva a las cosas me ha cambiado la vida en todo sentido, me hizo creer en que s√≠ se puede y que hacer terapia no es la √ļnica alternativa para solucionar nuestros problemas, de hecho, en muchas ocasiones he recurrido a ella y no me ha servido para matar el problema de lleno, sino solo para encontrar la manera de sobrellevarlo en el momento. En cambio, el Reenfoque Esencial me ha funcionado estupendamente, mejorando mi salud emocional de manera muy efectiva. Es algo totalmente nuevo y con lo que puede obtenerse los mejores resultados.

Si quieres saber m√°s sobre el Reenfoque Esencial, hay clic AQU√ć.

Entonces, curar heridas emocionales es posible, puede que no sea sencillo, pero es posible. Es importante que seas perseverante, mantengas la constancia y estés atento que no solo deben preocuparte tus problemas, sino también los de los demás, para sentirte mejor contigo mismo y con las personas que te rodean.

Solo resta poner manos a la obra, empezar a activar para hacer lo que sientas que te hará bien y que solucionará, de una vez por todas, esos dolores internos que te guardas y que no sabes cómo curar.

La vida es corta y hay que vivirla de la mejor manera, así que ya sabes, no te quedes estancado y pon marcha full para disfrutar de cada momento, ¡no permitas que los problemas se apoderen de ti! ✨

Artículos relacionados: